Selección de cuentos de La Melancólica Muerte del Chico ostra, de Tim Burton

Literatura, Proyectos

Palillo y Cerilla enamorados

Palillo quería a Cerilla con un amor muy vehemente. Amaba su delgadez que veía muy ardiente.

Entre Palillo y Cerilla ¿puede arder una pasión? Así fue. Y en un segundo ella lo volvió carbón.

La chica Vudú

Su piel es de tela blanca, un remiendo de recortes. Y en su corazón se ensartan alfileres de colores.

Por ojos un par de discos rayados en espiral

que emplea en hipnotizar a una multitud de chicos.

Mantiene en trance profundo a un ejército de zombis. Entre ellos incluso hay uno que es nativo de Donosti.

Mas también sobre ella pesa una horrible maldición pues cuando alguien se le acerca demasiado, es un punzón cada aguja que se entierra más hondo en su corazón.

Chico Ostra sale de casa

El día de Halloween, Chico Ostra decidió

Disfrazarse de humano.

 

 

Secuencia por: Katherine Mijares, Daniella Marulanda y José David Pernalete.

 

Anuncios

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Literatura, Proyectos

—Aquí están el Rey y la Reina Rojos —dijo Alicia (en un susurro por miedo a asustarlos)—, y allá están el Rey y la Reina Blancos, sentados en el borde del recogedor de cenizas… y aquí hay dos Torres caminando del brazo… No creo que puedan escucharme —continuó, acercando más la cabeza al suelo—, y estoy casi segura de que no pueden verme. Siento como si me estuviera volviendo invisible…

En ese momento algo comenzó a chillar sobre la mesa, tras ella, y la obligó a volverla cabeza justo a tiempo para ver que uno de los Peones Blancos rodaba y se ponía a patalear; Alicia lo miró con gran curiosidad, a la espera de lo que pudiese suceder a continuación.
Hirania Fernández, Carlos Martinez, Lizette Ramos

EL PODER DE LA PALABRA

Literatura, Proyectos

“En un desapacible anochecer del otoño de 18…, me hallaba en París, gozando de la doble fruición de la meditación taciturna y del nubloso tabaco, en compañía de mi amigo C. Auguste Dupin, en su biblioteca, autroisiѐme, Núm. 33, Rue Dunot, barrio St.Germain. Hacia lo menos una hora que no pronunciábamos una palabra; parecíamos lánguidamente ocupados en los remolinos de humo que empañaban el aire.

Yo, sin embargo, estaba recordando ciertos problemas que habíamos discutido esa tarde; hablo del doble asesinato de la calle Morgue y de la desaparición de Marie Rogêt. Por eso me pareció una coincidencia que apareciera, en la puerta de la biblioteca, Monsieur G., Prefecto de la policía de París.

Le dimos una bienvenida sincera, porque el hombre era casi tan divertido como despreciable, y hacía varios años que no lo veíamos. Estábamos a oscuras cuando entró, y Dupin se levantó con el propósito de encender una lámpara, pero volvió a sentarse sin haberlo hecho, porque G. dijo que había venido a consultarnos, o más bien consultar a Dupin, sobre un asunto oficial que les daba mucho trabajo.

– Si se trata de algo que requiere reflexión-observo Dupin, absteniéndose de dar fuego a la mecha-, lo examinaremos mejor en la oscuridad.

– Esa es otra de sus ideas raras- dijo el Prefecto, que llamaba raro a todo lo que no comprendía, y vivía, por consiguiente, entre un legión de rarezas. ”

Martha Toledo, Bárbara Díaz

El pequeño Bill

Literatura, Proyectos

Capítulo IV

Alicia se dio cuenta de que era el conejo, que venía  a buscarla, y tembló tanto que la casa se tambaleó; había olvidado por completo que ahora era como cien veces más grande  que el conejo y que, por tanto, no había razón para temerle.

En esto llegó el conejo blanco a la puerta y trató de abrirla, pero como se abría hacia adentro y el codo de Alicia presionaba contra ella, fueron inútiles sus esfuerzos.

Esperó hasta que el conejo se disponía a saltar por la ventana, y luego, de pronto, alargó Alicia rápidamente su mano y trató de agarrarlo. No agarró nada; oyó un grito ahogado y el rumor de una caída y luego un estrépito de vidrios rotos.

Inspirado en Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Realizado por:  Estefania Mata, Ovelys Padilla & Patricia Suárez

MI HERMANO

Sin categoría

Mi hermano

”Nunca le perdoné a mi hermano gemelo que me abandonara durante siete minutos en la barriga de mamá, y me dejara allí, solo, aterrorizado en la oscuridad, flotando como un astronauta en aquel líquido viscoso, y oyendo al otro lado cómo a él se lo comían a besos. Fueron los siete minutos más largos de mi vida, y los que a la postre determinarían que mi hermano fuera el primogénito y el favorito de mamá.
Desde entonces salía antes que Pablo de todos los sitios: de la habitación, de casa, del colegio, de misa, del cine … aunque ello me costara el final de la película. Un día me distraje y mi hermano salió antes que yo a la calle, y mientras me miraba con aquella sonrisa adorable, un coche se lo llevó por delante. Recuerdo que mi madre, al oír el golpe, salió de la casa y pasó ante mí corriendo gritando mi nombre, con los brazos extendidos hacia el cadáver de mi hermano.
Yo nunca la saqué de su error.”
Rafael Novoa
1234Shhh
Alexandra Asín
Maria Reyna
Giovanna trejo

FRAGMENTO TOMADO DEL TEXTO DE UN COMPAÑERO.

Literatura, Proyectos

FRAGMENTO TOMADO DEL TEXTO DE UN COMPAÑERO.

“El niño antes de ir a la escuela pasó por el piso donde había escuchado los gritos en la noche anterior, vio unas pequeñas manchas de sangre, pero a su edad no le dio relevancia a eso. Cuando sale al recibidor ve a muchos de sus vecinos llorando y una de ellas la acompaña a tomar su transporte para que lo lleve a la escuela”.

Autor: Juan Juárez

IMG_20170714_164738

 

Alba Mattiuzzo
Andrea García
Marian Carmona

INSPIRADO EN EL ARTÍCULO DE “EL PAÍS TOMA LA PALABRA” DE LEONARDO PADRÓN

Literatura, Proyectos

Somos millones exigiendo un cambio, somos millones los que creemos en un país mejor, más organizado, más amable y más generoso, es cierto que estos 18 años sacaron lo peor en algunos, pero también sacaron lo mejor de muchos… y somos mayoría.
Yo me quedó con ese país.
“Usted puede darle el nombre que quiera. Puede decirle consulta popular. O soberana. O, como dicta la tradición, llamarlo plebiscito. También puede asumirlo como la gran encuesta nacional, la que recogerá la opinión de todo el país electoral, el país que tiene edad para votar y elegir, para respaldar o rechazar, para elegir otro destino o persistir en la pesadilla. En realidad no importa el nombre que le de. Importa el sentido que tiene ese día. Importa que todos nos hemos puesto de acuerdo para -en un mismo domingo- expresar nuestra opinión, para responder tres preguntas que contienen el talante definitivo de nuestro futuro. Importa que la democracia, a pesar de lo sangrante y herida que está, le pide hoy a los ciudadanos que la invoquen, que digan lo que piensan sobre sus gobernantes, que lo expresen de la forma más sencilla posible: con un lápiz, con su cédula laminada y su verdad. Para que el mundo, y nosotros mismos, y los hombres que rumian su poder en Miraflores, oigamos la opinión de todos y cada uno de los que forman parte de un mapa, un gentilicio, una razón de ser llamada Venezuela”.

Secuencia por Eliana Zárate

El cuervo

Literatura, Proyectos

…Más el cuervo arrancó todavía

De mis tristes fantasías una sonrisa;

Acerqué un mullido asiento

Frente al pájaro, el busto y la puerta

Y entonces, hundiéndome en el terciopelo,

Empecé a enlazar una fantasía con otra,

Pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,

Lo que este torvo, desgarbado, hórrido,

Flaco y ominoso pájaro de antaño

Quería decir granizando: “Nunca más.”

Y el cuervo nunca emprendió el vuelo.

Aún sigue posado, aún sigue posado

En el pálido busto de Palas.

En el dintel de la puerta de mi cuarto.

Y sus ojos tienen apariencia

De los de un demonio que está soñando.

Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama

Tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,

Del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,

No podrá liberarse. ¡Nunca más!

Autor: Edgar Allan Poe

(fragmento) 

 

 

-El cuervo es la soledad y la tristeza. El recordatorio de haber perdido-

Secuencia realizada por: Lucia Castro y Ariana Guaregua.

 

Recuerdos de Caracas

Literatura, Proyectos

Finalmente llegó el día, ese  que parecía tan lejano. Cuando compré el pasaje ese 8 de marzo supe que mi vida cambiaría; supe que cuando esta fecha llegara, todo sería diferente. Pero lo veía tan distante. Pensé que tendría más tiempo para despedirme de mi país. Esos 4 meses los imaginé como 4 años. Sentí que estaba más lejos que el horizonte, ahí donde se junta el cielo con el mar; pero no, en un abrir y cerrar de ojos, el tiempo pasó. Y aquí estoy, caminando por este suelo multicolor donde se han despedido tantos. Con cada paso recuerdo esos pequeños momentos de mi vida, que aunque parecían insignificantes, hoy entiendo que forman parte de mi historia. Cada vez que iba por la autopista y veía la majestuosidad de la esfera de Soto. Cada vez que salía a jugar con mis vecinos en las calles, desde el escondite hasta carreras en bicicleta. Cada vez que me reunía en la plaza con mis amigos para ponernos al día. Cada vez que visitaba el negocio de mi abuelo en Sabana Grande para contarle sobre mi semana. Pequeños momentos rutinarios que, de alguna u otra manera, me hicieron ser quien soy hoy. ¿Qué me deparará este nuevo destino? ¿Seré tan feliz como lo fui aquí? No lo sé. Lo que si se y de lo que estoy seguro, es que volveré. Volveré y disfrutaré como un niño otra vez.

Estephane Goncalves, Diego Vásquez, Juan Juárez